Problemas para dormir en pareja: causas y consejos

problemas para dormir en pareja y sus soluciones

Los problemas para dormir acompañado son muy habituales y pueden llegar a causar problemas en la relación, por ejemplo en el caso de parejas que todavía no están acostumbradas a dormir juntas.

Si sufres síntomas de insomnio al dormir en pareja, te será útil leer este artículo sobre las causas más comunes de los problemas para dormir acompañado, en especial los consejos que pueden servirte para manejar esta situación.

¿Por qué me cuesta dormir acompañado? Causas del insomnio al dormir en pareja

A pesar de que dormir acompañado suele ser considerado lo más natural cuando vivimos con una pareja o pasamos mucho tiempo con ella, lo cierto es que los problemas para dormir en pareja son extremadamente comunes.

En este sentido, y aunque existe un grado significativo de presión social con respecto a la relevancia de dormir con la pareja, es importante que tengas presente que este “problema” no te afecta únicamente a ti sino que es algo muy generalizado.

Como detallaremos a continuación, hay distintas causas que explican de manera sencilla por qué para muchas personas tiende a ser más difícil dormir acompañadas que solas. La mayor parte de ellas tienen que ver fundamentalmente con el bienestar físico y la comodidad.
Incomodidad física

Algunas de las causas más típicas por las que se dan problemas para dormir en pareja tienen que ver con la incomodidad física. Por ejemplo, si la cama es relativamente pequeña es lógico que cueste dormir acompañado en ella y que se produzca insomnio. Si el colchón o la almohada nos resultan incómodos esto también puede interferir significativamente con la conciliación o el mantenimiento del sueño.

También es bastante habitual que cueste dormir en pareja si la persona con la que compartimos la cama se mueve mucho u ocupa mucho espacio. La familiaridad puede ayudar a que los miembros de la pareja se adapten el uno al otro, aunque esto no siempre es así.

Aumento de la temperatura

Cuando dormimos acompañados la temperatura es más alta que si dormimos solos porque recibimos el calor corporal de nuestra pareja de cama. Para algunas personas esto puede interferir mucho con la conciliación del sueño, sobre todo cuando la temperatura del entorno es elevada de por sí, como sucede habitualmente en verano.

Diferencias en patrones de sueño

Cada persona tiene sus propios hábitos y patrones de sueño. En consecuencia, al dormir con una pareja es muy típico que sus conductas interfieran con nuestro sueño, o que las nuestras lo hagan con el de ella.
Por ejemplo, si te vas a dormir una o dos horas antes que tu pareja tiene sentido que te despiertes cuando ella se acueste, ya que el movimiento y el ruido pueden traspasar la barrera del sueño superficial. En un sentido similar, la utilización de aparatos electrónicos o los cambios en la iluminación de una estancia son fuentes comunes de problemas para dormir.

Falta de familiaridad

Es normal que nos resulte más fácil dormir y descansar en camas a las que ya estamos acostumbrados; también lo es, por tanto, que dormir en una cama poco familiar pueda bloquear el proceso de sueño, al menos hasta que nos acostumbremos un poco más a ella. A muchas personas les molesta la sensación de los colchones o de las almohadas no familiares, por ejemplo.

Por otro lado, la familiaridad con la pareja también es relevante. Un motivo muy frecuente de dificultades para dormir acompañado es el hecho de que a algunas personas dormir con una persona nueva les produce ansiedad; de manera inconsciente nuestra mente puede interpretar este tipo de situaciones como amenazantes o estresantes en algún grado.

Si te pasa esto último ten presente que seguramente deje de sucederte cuando tengas más confianza con tu pareja, pero también que si no te acostumbras existen otras maneras de manejar la situación aparte de “obligarse” a dormir en compañía sin más. En caso de que sufras insomnio o ansiedad en general a la hora de dormir, tiene sentido que se agrave al empezar a dormir con alguien.

¿Cómo evitar el insomnio al dormir con mi pareja?

Las maneras más apropiadas para combatir el insomnio al dormir en pareja dependen de las causas específicas de estos problemas. La comunicación con la pareja es importante para poder manejarlos y para aliviar la ansiedad asociada a este tipo de insomnio.

Cambiar de cama o de colchón

Si el colchón es incómodo, la cama es demasiado pequeña para dos personas o se dan otras dificultades en esta línea, la manera evidente de empezar a manejar los problemas para dormir acompañado es mejorar estas condiciones. Esto favorecerá el sueño y, si siguen dándose problemas, convendrá focalizarse en otras causas que puedan estar actuando.

Usar mantas y almohadas individuales

Otro problema típico al dormir en pareja es que una de las personas acapara la almohada, la sábana o la manta sin darse cuenta. La solución en este caso es bastante sencilla: usar ítems individuales en lugar de compartirlos.

Algunas personas con problemas para dormir en pareja recomiendan también el uso de almohadas corporales, sobre todo para quienes duermen tumbados de costado.

Hablar sobre las causas de los problemas

La comunicación es fundamental para resolver los problemas que tienen que ver con los dos miembros de una pareja. En el caso de los problemas para dormir acompañado, conviene ser honesto con la pareja de manera que uno pueda adaptarse al otro o, por lo menos, de que la pareja entienda en qué consisten las dificultades -tenga o no la capacidad de ayudarnos a solucionarlas.

Dormir en otra cama

Por último, recuerda que estás en tu derecho de dormir por tu cuenta si lo prefieres; nadie te obliga a dormir en pareja. Teniendo en cuenta todos los motivos que hemos descrito, cabe concluir que los problemas para dormir acompañado no son en absoluto un fenómeno extraño y que sus causas más habituales (falta de familiaridad, incomodidad física, etc.) son perfectamente lógicas. Por supuesto, la pura preferencia personal es otro motivo igualmente válido para no querer dormir acompañado.

Bibliografía:

  • Richter, K.; Adam, S.; Geiss, L.; Peter, L. & Niklewski, G. (2016). “Two in a bed: The influence of couple sleeping and chronotypes on relationship and sleep”. Chronobiology International, 33(10): 1464-72.
  • Strawbridge, W. J.; Shema, S. J. & Roberts, R. E. (2004). “Impact of spouse sleep problems on partners”. Sleep, 27(3): 527-31.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *