¿Es normal sentir depresión en el embarazo?

es normal sentir depresión durante el embarazo

La depresión posparto es un fenómeno muy conocido, pero la depresión en el embarazo -conocida como “depresión perinatal”- no lo es tanto a pesar de que también afecta a muchas mujeres.
Si estás sintiendo síntomas de depresión durante el embarazo o conoces a alguien con este problema, puede serte útil leer nuestra síntesis sobre cuáles son las causas de la depresión perinatal y qué estrategias se pueden aplicar para combatirla

La depresión en el embarazo (depresión perinatal)

Se estima que entre el 7% y el 20% de mujeres embarazadas sufren depresión perinatal en los países ricos, mientras que el porcentaje parece sobrepasar el 20% en algunos estudios en países con rentas medias y bajas (Biaggi y otros, 2016).

La escasa fama de la depresión en el embarazo es llamativa si se tiene en cuenta su elevada prevalencia. Esto puede explicarse en parte porque durante el embarazo la atención suele focalizarse en la salud física de la madre (Bowen y Muhajarine, 2006), porque la expectativa social de que el embarazo debe hacer feliz a la embarazada inhibe la comunicación de este tipo de síntomas (Marcus, 2009) y porque los síntomas pueden confundirse con los del embarazo en sí mismo (Marchesi y otros, 2009).

La depresión perinatal se asocia a algunos síntomas físicos que pueden parecer consecuencia del propio embarazo: fatiga, alteración del sueño, aumento o disminución del apetito y del peso, pérdida de interés en el sexo… Esto complica la detección de la depresión durante el embarazo.

Otros síntomas de los trastornos depresivos (tanto la depresión perinatal como los de otro tipo) son la tristeza, la irritabilidad, la fluctuación o la disminución de la intensidad de las emociones, las dificultades para concentrarse y para recordar cosas, los sentimientos de culpa y de fracaso personal y los pensamientos relacionados con la muerte.

Como es natural en tal estado psicológico, es bastante común que las mujeres con depresión perinatal no se sientan muy entusiasmadas con el embarazo o que tengan dificultades para desarrollar un vínculo emocional con el futuro bebé. El alivio de los síntomas depresivos tiene un efecto positivo sobre este tipo de bloqueos psicológicos.

En cuanto a la posibilidad de que la depresión perinatal llegue a afectar al bebé durante el embarazo, cabe mencionar que lo más importante en este sentido es procurar que la madre se encuentre relajada, tranquila y a gusto. El estrés intenso es el mayor problema a evitar, ya que interfiere con el desempeño de las funciones normales del organismo.

¿Por qué da depresión durante el embarazo?

Los expertos consideran que es normal desarrollar depresión y otros problemas de adaptación psicológica por primera vez en el embarazo o en el posparto. Al fin y al cabo, el embarazo y el cuidado de un bebé, así como la preocupación asociada a estos, suponen un estrés importante para la madre a nivel emocional y físico.

De manera similar, es habitual que las dificultades psicológicas preexistentes empeoren en algún grado durante este periodo. Por supuesto, esto no significa que cualquier madre con historia de problemas psicológicos vaya a sufrir síntomas, sino que el riesgo puede ser mayor en estas personas.

Otros posibles factores de riesgo para la depresión perinatal identificados por las investigaciones son los acontecimientos vitales negativos recientes, la falta de apoyo por parte de otras personas, vivir en un entorno familiar poco satisfactorio y el hecho de que el embarazo no haya sido planificado.

No sólo las mujeres embarazadas sufren depresión perinatal, sino que se considera que las parejas con quienes conviven también pueden desarrollar síntomas de este tipo por los mismos motivos -el estrés y la preocupación del embarazo y de la perspectiva de cuidar a un bebé.

¿Cómo superar la depresión perinatal?

Por lo general la depresión perinatal es consecuencia, al menos en parte, del estrés que sufre la madre durante el embarazo. Por este motivo es recomendable reducir el nivel de estrés como primer paso para el alivio de los síntomas, así como procurar que se mantenga el bienestar emocional.

Más allá del resto de actividades que proporcionen placer a la persona, el contacto con seres queridos es especialmente importante para encontrarse bien emocionalmente durante el embarazo, un periodo en el que es habitual y lógico necesitar más apoyo de los demás en distintos sentidos.

Hablar con personas cercanas de los sentimientos complicados asociados al embarazo también es importante para superar la depresión perinatal o cualquier clase de problema psicológico, ya que nos proporciona la oportunidad de procesar aquello que nos preocupa y de reducir nuestro nivel de preocupación.

En los casos en que los síntomas depresivos sean intensos e interfieran de manera significativa con el bienestar de la madre, acudir a terapia psicológica puede ayudar en gran medida a encontrar nuevas maneras de enfocar el problema y de combatir la depresión en el embarazo.

Bibliografía:

  • Biaggi, A.; Conroy, S.; Pawlby, S. & Pariante, C. M. (2016). “Identifying the women at risk of antenatal anxiety and depression: A systematic review”. Journal of Affective Disorders, 191: 62-77.
  • Bowen, A. & Muhajarine, N. (2006). “Antenatal depression”. Canadian Nurse, 102(9): 26-30.
  • Marchesi C., Bertoni S., Maggini C. (2009). “Major and minor depression in pregnancy”. Obstetrics & Gynecology, 113: 1292–1298.
  • Marcus, S. M. (2009). “Depression during pregnancy: rates, risks and consequences — Motherisk Update 2008”. Canadian Journal of Clinical Pharmacology, 16(1): e15-22.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *